PERSEVERANCIA

PERSEVERANCIA

  Es tiempo de que los buenos propósitos se vuelvan realidad, lo crees? Normalmente a principios de año comenzamos nuestra lista de  metas por alcanzar.   El final de un ciclo nos impulsa a reflexionar sobre nuestras virtudes y defectos, hasta el punto de tomar una resolución firme y realizar cambios. Todos sabemos  que no pasarán ni siquiera un par de semanas antes de que se olviden esos buenas resoluciones, pero lo intentamos.  Sin embargo, esto no sólo ocurre en año nuevo, puede ocurrirnos en nuestras vidas no importa la época del año.

          Pero para poder alcanzar esas metas que nos delineamos, necesitamos tener perseverancia.  La perseverancia se define como aquello que se propone alcanzar para llegar a un final definido.  Es querer algo que uno se auto-propone y que se lleva a una satisfacción.  Comienza con una decisión que se gesta en el intelecto.  La perseverancia es un esfuerzo continuado. Es un valor fundamental en la vida para obtener un resultado concreto. Existen muchos matices al vivir la perseverancia: existen aquellos que son totalmente decididos y otros necios irremediables. Estos últimos, tienen grandes problemas.

 La perseverancia es hermana de la fortaleza. Con frecuencia en muchos aspectos de la vida, existe una verdadera lucha. Desde la escuela, el tolerar a un jefe lleno de defectos, tener una novia o un novio que hace cosas que nos desagradan, tener un marido o una esposa que a veces nos rompe los nervios y muchos otros momentos de la vida son difíciles. Desde pequeñas crisis hasta grandes huracanes, la vida nos depara un hecho innegable: la vida es hermosa, pero no necesariamente sencilla. No olvidemos que si somos un barquito de papel, la menor llovizna nos hunde.  Hace falta la fortaleza, que siempre acompaña a la perseverancia.  
          Siempre es emocionante iniciar algo nuevo.  Ese algo puede ser un nuevo trabajo, vivir en una nueva ciudad, conocer a una nueva persona, un nuevo proyecto de trabajo. Sin embargo, fácilmente comenzarán a existir resistencia y problemas. En el nuevo trabajo, comenzaremos a conocer gente que no nos agrada, o las exigencias podrán ser agotadoras.  Al vivir en una nueva ciudad tal vez la gente no nos acepte fácilmente por nuestro acento o nuestra costumbres.  Después del encuentro inicial, comenzamos a descubrir que esa persona nueva tiene rasgos en su personalidad que pueden rayar en lo insoportable.  Pero si no tenemos perseverancia, no podremos ver la bendición que es hoy en dia de tener un trabajo, el ser agradecido en poder tener la habilidad de movernos de un lugar a otro y escoger el vecindario donde deseamos vivir y el desarrollar nuestras tolerancias para respetar  los valores de los demás, resguardando siempre los propios.


          El combustible para que la perseverancia pueda moverse largamente es el de la visión de largo plazo y la profundidad. Los seres humanos preferimos el bien inmediato.  Y por esto hay muchas veces que hacemos tonterías en nuestras vidas por obtener satisfacción instantánea. El punto es que con la perseverancia, debemos tener la fortaleza de no dejarnos llevar por lo fácil y lo cómodo, a cambio de obtener algo más grande y mejor en el futuro. Si vemos la vida con superficialidad entonces nos dejaremos llevar por las cosas inmediatas.

          Cuando hablamos de perseverancia deberíamos tomar papel y lapis y anotar nuestros metas de año nuevo. El problema con las anotaciones es que siempre decimos el "qué" pero nunca el "cómo".  Y en muchas ocasiones desconocemos a  fondo nuestras capacidades para poder establecer metas alcanzables. 
Esa lista tiene que contener con qué recursos contamos para conseguirlas y cuáles son mis herramientas.


          Esas herramientas son nuestras habilidades, circunstancias, posibilidades y conocimientos. ¿Qué se hacer bien y qué no tan bien? 

          La perseverancia requiere sentido común. A cambio de contar con el valor de la perseverancia obtendremos el gozo de luchar por lo que queremos. Tal vez no lo logremos de inmediato, incluso tal vez no logremos algo en el final, sin embargo es importante disfrutar el camino. La perseverancia brinda estabilidad, confianza y es un signo de madurez.  Y no sería mala idea reflexionar en que el que persevera, triunfa.


 

No comments (Add your own)

Add a New Comment


code
 

Comment Guidelines: No HTML is allowed. Off-topic or inappropriate comments will be edited or deleted. Thanks.